browser icon
You are using an insecure version of your web browser. Please update your browser!
Using an outdated browser makes your computer unsafe. For a safer, faster, more enjoyable user experience, please update your browser today or try a newer browser.
«
»

Vitruvio y la arquitectura bioclimática

Publicado por - 20/12/2016

vitruvioToda arquitectura está en un clima y debe servir al hábitat interior de los edificios, por lo que podríamos decir que toda arquitectura es bioclimática, sea buena o mala. Dicho de otra forma, la bioclimática es una técnica y una filosofía que viene a servir a toda la arquitectura, igual que lo es el cálculo de estructuras o el diseño de instalaciones.

La necesidad de destacar las técnicas bioclimáticas actualmente viene derivada del absoluto desconcierto generalizado que ha existido durante muchos años. La arquitectura, a través de la historia, ha tenido en cuenta la relación del edificio con su entorno y clima, y quizás, el gran error en nuestra visión de la moderna tecnología sea que nos hizo creer que iba a servir como solución para todos y cada uno de los problemas técnicos planteados, sin considerar los beneficios de un correcto diseño, que siempre debe estar basado en la orientación y las condiciones climáticas de cada lugar.
Ya lo exponía Marco Vitruvio, en el siglo I a.C., en su tratado De Architectura:

Los edificios privados estarán correctamente ubicados si se tiene en cuenta, en primer lugar, la latitud y la orientación donde van a levantarse. Muy distinta es la forma de construir en Egipto, en España, en el Ponto, en Roma e igualmente en regiones o tierras que ofrecen características diferentes, ya que hay zonas donde la tierra se ve muy afectada por el curso del sol; otras están muy alejadas y otras, en fin, guardan una posición intermedia y moderada. Como la disposición de la bóveda celeste respecto a la tierra se posiciona según la inclinación del zodíaco y el curso del sol, adquiriendo características muy distintas, exactamente de la misma manera se debe orientar la disposición de los edificios atendiendo a las peculiaridades de cada región y a las diferencias del clima.

Parece conveniente que los edificios sean abovedados en los países del norte, cerrados mejor que descubiertos y siempre orientados hacia las partes más cálidas. Por el contrario, en países meridionales, castigados por un sol abrasador, los edificios deben ser abiertos y orientados hacia el cierzo. Así, por medio del arte se deben paliar las incomodidades que provoca la misma naturaleza. De igual modo se irán adaptando las construcciones en otras regiones, siempre en relación con sus climas diversos y con su latitud.

[…]

Pasaremos ahora a tratar sobre las particularidades de las distintas estancias, fijándonos en su finalidad y en su adecuada orientación. Los triclinios de invierno y las salas de baño se orientarán hacia poniente, ya que es preciso aprovechar bien la luz del atardecer; además, el sol, en su ocaso, ilumina directamente aunque con una menor intensidad de calor, lo que provoca que esta orientación propicie un tibio calor en las horas del crepúsculo. Los dormitorios y las bibliotecas deberán orientarse hacia el este, ya que el uso de estas estancias exige la luz del amanecer y, además, se evitará que los libros se pudran en las estanterías. Si quedan orientadas hacia el sur o hacia el oeste, los libros acaban por estropearse como consecuencia de las polillas y de la humedad, ya que los lentos húmedos, que soplan desde dichos puntos cardinales, generan y alimentan las polillas y al penetrar su aire húmedo enmohece y echa a perder todos los volúmenes.

Los triclinios de primavera y de otoño se orientarán hacia el este, pues, al estar expuestos directamente hacia la luz del sol que inicia su periplo hacia occidente, se consigue que mantengan una temperatura agradable, durante el tiempo cuya utilización es imprescindible. Hacia el norte se orientarán los triclinios de verano, pues tal orientación no resulta tan calurosa como las otras durante el solsticio, al estar en el punto opuesto al curso del sol; por ello, permanecen muy frescas, lo que proporciona un agradable bienestar. Igualmente, las pinacotecas, las salas de bordar, los estudios de pintura, se orientarán hacia el norte para que los colores mantengan sus propiedades inalterables al trabajar con ellos, pues la luz en esta orientación es constante y uniforme.

De architectura (Marco Vitruvio, siglo I a.C.)


Las imágenes publicadas en este blog se han obtenido de internet con la intención de recopilar información pública de la red con fines divulgativos y culturales. En caso de que existiera algún texto o fotografía publicado sin permiso del autor o que infrinja derechos de copyright, por favor, rogamos que nos lo comuniquen a la dirección de contacto de la web para retirarlo inmediatamente.



«
»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.