browser icon
You are using an insecure version of your web browser. Please update your browser!
Using an outdated browser makes your computer unsafe. For a safer, faster, more enjoyable user experience, please update your browser today or try a newer browser.
«
»

un jardín en la cubierta

Publicado por - 14/02/2016

Cubierta ajardinadaLa cubierta ajardinada, convertida hoy en componente clave del edificio autónomo y sostenible, es conocida y utilizada desde hace siglos, tanto en climas fríos, donde almacenaban el calor de los ambientes interiores, como en climas cálidos, manteniendo aislados los espacios interiores de las altas temperaturas del exterior. En estas cubiertas, la vegetación junto con la tierra moderaron extraordinariamente las variaciones de temperatura en los ambientes de los edificios.

Estas cubiertas, actualmente más especializadas, han (re)surgido como una técnica más encaminada a una arquitectura ecológica y económica, y como una opción frente a los problemas ambientales derivados de la falta de vegetación en las ciudades.

Túmulo de Newgrange (Irlanda) y Granja en Heidal (Noruega)

El calor residual de las actividades humanas, tales como el transporte, procesos industriales, calor residencial o incluso el propio metabolismo de las personas, eleva la temperatura del ambiente. La ausencia de masas naturales absorbentes, como masa de agua o cuerpos vegetales y el comportamiento térmico de la mayoría de los materiales usados en construcción (propicios para el almacenamiento y emisión del calor) contribuyen a que las temperaturas alcancen niveles muy por encima del equilibro térmico natural de la zona; un fenómeno característico de las ciudades conocido como “isla de calor urbano”. Esto tiene evidentes efectos negativos sobre las condiciones de confort térmico de los espacios, tanto en verano como en invierno, e indirectamente sobre el consumo de energía destinado al uso de sistemas de aire acondicionado.

Por esta razón, la vegetación juega un papel central en el control de estos efectos negativos de la creciente urbanización, y en ciudades densamente pobladas, el suelo cada vez se ha hecho más escaso y las posibilidades de destinarlo como áreas verdes han disminuido. Se hace necesario entonces explorar otras superficies.

Este tipo de cubierta (también llamada cubierta verde) es una superficie que está preparada para permitir la plantación de especies vegetales sobre las cubiertas de los edificios.

Básicamente, su ejecución consiste en colocar, una vez impermeabilizado correctamente el soporte principal, una serie de capas sobre el mortero de protección de la lámina impermeabilizante, a fin de posibilitar la vegetación natural.

En primer lugar, sobre el mortero de protección de la lámina impermeabilizante, extendemos un producto que evite que las raíces perforen la lámina. Sobre este producto antirraíces se coloca una lámina drenante (actualmente se utilizan membranas de nódulos de poliestireno perforado y con un geotextil de polipropileno adherido en ambas caras). Sobre esta capa, encargada de permitir el drenaje de la cubierta, se extenderá la capa de tierra vegetal sobre una capa de arena o canto rodado limpio de 5 cms, que desempeñará las funciones de suministrar nutrientes, agua y oxígeno, así como el soporte físico de la vegetación. La profundidad de esta última capa de tierra vegetal variará en función de las características de la vegetación a colocar, oscilando entre 50 y 100 centímetros. Por último, las plantas escogidas para la cubierta deberían ser resistentes a las condiciones climáticas del lugar, actuar como tapizantes y no deberían necesitar mucho mantenimiento.

No obstante, existen actualmente multitud de sistemas desarrollados por diversas empresas especializadas.

Estas podrían ser sus principales ventajas:

  • Evitan el recalentamiento de los techos y reducen las variaciones de temperatura.
  • Filtran las partículas de polvo y suciedad del aire y absorben las partículas nocivas.
  • Eficaz protección contra la radiación solar.
  • Incrementan el espacio útil, para  acomodar vegetación y/o para el uso humano, ya sea como terraza, patio, zona de recreo, zona de juegos infantiles, etc.
  • Prolongan la vida útil de la cubierta.
  • Mejoran el aislamiento y estabilidad térmica interior.
  • Actúan como barrera acústica. El suelo bloquea los sonidos de baja frecuencia y las plantas los de alta frecuencia.
  • Protegen la biodiversidad de zonas urbanas.
  • Absorben las aguas de lluvia, aliviando el sistema de alcantarillado.

TIPOS

Las cubiertas ajardinadas pueden ser de muchos tipos, desde simples cubiertas con especies herbáceas a enormes jardines con especies arbustivas. El tipo de cubierta que se quiera instalar determinará el sistema a usar, y además, habrá de tenerse en cuenta para los cálculos de la estructura del edificio, ya que podría incrementar el peso que soporta la estructura.

Se distinguen habitualmente dos tipos:

La cubierta ecológica o cubierta extensiva es aquella cuya vegetación la constituyen plantas tapizantes de muy bajo mantenimiento. Generalmente se instala como protección adicional de la cubierta y permite maximizar las ventajas ecológicas.

La cubierta ajardinada o cubierta intensiva es la que utiliza como vegetación plantas más altas, vivaces arbustivas o árboles, y puede usarse también para actividades humanas (zonas transitables de peatones o vehículos). Son, en realidad, verdaderos parques o jardines situados sobre una cubierta, en la que prácticamente todas las actividades son posibles siempre que se respete la carga máxima de la cubierta.

HABITANDO LAS CUBIERTAS

Tal vez el más arquitectónico de los objetivos para una cubierta, más allá de cubrir un espacio, crear imagen u optimizar energías, sea el de promover un nuevo lugar de encuentro, una extensión del espacio vividero tanto privado como público. La cubierta plana actual muchas veces no pretende otra cosa que ser una copia más de los forjados inferiores equipada con algún sistema de impermeabilización, en la que proyectualmente no se realiza el más mínimo esfuerzo para lograr objetivo o uso alguno.

Fitness Center en Barcelona y Parque Urquiza en Rosario (Argentina)

El modo de vida urbano precisa, cada vez más, de espacios de expansión, zonas de relación y “micro pulmones” que favorezcan una renovación del aire. Estos espacios se configuran como parques y jardines visitables, zonas de paseo y zonas decorativas a pie de calle, que ofrecen un aspecto agradable y desahogado y un ambiente más fresco a la ciudad. El ajardinamiento de las cubiertas surge como una interesante propuesta para acondicionar estos espacios “robados” a la ciudad para el uso y disfrute de las personas, convirtiéndolas en un espacio urbano más, enriquecido por la vegetación.

Fuentes:
Web ZINCO Cubiertas Ecológicas
Documento Técnico: CUBIERTAS VERDES (Constanza Pascual Cornejo)
NOTA: algunos extractos de este post son textos transcritos de las webs de referencia.

Lecturas y webs interesantes:
La cubierta ecológica como material de construcción (María Machado, Celina Brito, Javier Neila)
Web ZINCO Cubiertas Ecológicas
Documento Técnico: CUBIERTAS VERDES (Constanza Pascual Cornejo)



«
»

Deja un comentario