browser icon
You are using an insecure version of your web browser. Please update your browser!
Using an outdated browser makes your computer unsafe. For a safer, faster, more enjoyable user experience, please update your browser today or try a newer browser.
«
»

la isla de calor

Publicado por - 03/05/2016

olacalor01Aproximadamente la mitad de la población actual vive en áreas urbanas, y aumenta progresivamente debido a la migración del medio rural a las ciudades. Por lo tanto, no resulta sorprendente que el impacto negativo relacionado con la urbanización sea una preocupación cada vez mayor. De todas las modificaciones climáticas inducidas por la urbanización la más evidente, y también, la mejor estudiada hasta ahora, es la consistente en el fenómeno de isla de calor (urban heat island). Este efecto, advertido ya por Luke Howard en el siglo XIX en su investigación sobre el clima de Londres, no es, según diversas fuentes, hasta 1958 cuando aparece citado por primera vez en un trabajo del Inglés Gordon Marley con esta denominación.

Consiste en una acumulación de calor intensa por la gran cantidad de hormigón y otros materiales absorbentes de calor en las ciudades. Además, los edificios elevados provocan también que la radiación solar permanezca en el suelo, calentando toda la superficie. Si a todo esto, le sumamos la cantidad cada vez mayor de automóviles que recorren nuestras calles, y otras tantas emisiones (iluminación, instalaciones de los edificios…), las ciudades, especialmente por la noche, resultan más cálidas que el medio rural o menos urbanizado que las rodea, pudiendo superar la temperatura atmosférica de las ciudades de 1 a 10 grados a la de las zonas rurales de su alrededor.

Islas de calor urbanas

Además, al ser un suelo impermeable, no hay infiltración, toda el agua se drena artificialmente, por lo que la evaporación no es la misma que la que habría en un suelo natural. Por no hablar de las actividades industriales. Si se representara gráficamente la distribución espacial de la temperatura mediante isolíneas se ve, en general, cómo las isotermas presentan una disposición concéntrica alrededor del centro urbano, señalando un área de temperaturas más elevadas, de ahí su acertada y gráfica denominación de isla de calor.

Contaminacion_DFEn los últimos años del siglo XX, a raíz de la crisis energética, con el “boom” de las fuentes renovables de energía, la arquitectura bioclimática, etc., se empezó a considerar el efecto que tiene el espacio construido con fines de reducción de la contaminación y conservación energética. Hoy en día, el problema del efecto invernadero, los temas de la ecología y de la sostenibilidad de los espacios, hacen que esta línea de investigación en el campo de la arquitectura y del urbanismo tome más fuerza. El control de las condiciones microclimáticas urbanas es fundamental tanto para la eficiencia energética y la reducción de las emisiones, como para garantizar espacios de vida confortables para los ciudadanos.

ESTRATEGIAS PARA REDUCIR LA ISLA DE CALOR URBANA

• Una de las medidas para evitar el sobrecalentamiento de las edificaciones, es considerar materiales adecuados en las superficies exteriores, principalmente cubiertas y pavimentos. Estos deben regirse bajo dos conceptos claves: la capacidad de reflejar la luz solar y la de emitir el calor que no fue reflejado y previamente absorbido. Para ello, deben considerarse colores claros en las superficies más expuestas al sol, que reflejarán algo del calor hacia el espacio, haciendo refrescar las temperaturas urbanas.

• Utilización de cubiertas vegetales, ya que éstas al estar conformadas por sustrato y plantas, producen evapotranspiración que disminuye la temperatura, adicionando humedad al ambiente. Por otro lado, en los techos verdes el calor es absorbido por la tierra y las plantas, así se evita que éste rebote, como es el caso del hormigón y asfalto.

Considerar sistemas de impermeabilización para cubiertas y pavimentos.

Potenciar la eficiencia energética en los edificios. A la hora de reducir la contaminación y el aumento del consumo energético, la utilización de alternativas a los combustibles fósiles y la reducción del uso de la energía son también medidas que no deberían faltar.

• Aumentar la vegetación para que los árboles hagan sombra en las calles y las zonas con agua en los parques.

Junto a estas consideraciones a la hora de urbanizar y edificar en la ciudad, serían necesarios criterios en la lucha contra la contaminación, ya que el calor generado por las actividades humanas puede ser importante para la formación de islas de calor, tales como disminuir el uso de automóviles, controlar las emisiones industriales, etc.

Fuentes:
http://www.ecologiaverde.com/islas-de-calor-urbanas/

Estrategias para reducción del efecto isla de calor en los espacios urbanos. Estudio aplicado al caso de Madrid. Irina Tumini (GBC‐España)
Boletín Catálogo Verde

Más información:
http://www.actionbioscience.org/esp/ambiente/voogt.html
http://www.urbanheatislands.com/


Las imágenes publicadas en este blog se han obtenido de internet con la intención de recopilar información pública de la red con fines divulgativos y culturales.
En caso de que existiera algún texto o fotografía publicado sin permiso del autor o que infrinja derechos de copyright, por favor, rogamos que nos lo comuniquen a la dirección de contacto de la web para retirarlo inmediatamente.



«
»

Deja un comentario