browser icon
You are using an insecure version of your web browser. Please update your browser!
Using an outdated browser makes your computer unsafe. For a safer, faster, more enjoyable user experience, please update your browser today or try a newer browser.
«
»

el precio del ahorro

Publicado por - 14/11/2016

Ahorro100Un aspecto que pocas veces se tiene en cuenta al desarrollar un proyecto o al elegir una instalación en nuestros edificios es la rentabilidad a lo largo del tiempo. Un error común en estas elecciones es justificarlas en base al coste inicial sin tener demasiado en cuenta los costes futuros, que incluirían su mantenimiento y su actividad, tales como personal, combustible, vida útil y posibles daños medioambientales; en definitiva, su sostenibilidad. Y como muchas veces ocurre, lo barato puede resultar caro a medio o largo plazo, y debemos tener en cuenta varios aspectos a la hora de nuestra elección para evitar el “efecto iceberg”.

iceberg

“efecto iceberg”

Todos estos aspectos no son fáciles de cuantificar por lo que normalmente se usan criterios estadísticos basados en la experiencia, así como las especificaciones técnicas aportadas por las empresas suministradoras. Además, los estudios de viabilidad económica deben abordar todos los aspectos que inciden a lo largo del tiempo: el constante aumento de la inflación y de los precios, la depreciación del propio dinero, junto con la vida útil de los sistemas.

Una herramienta que se viene utilizando para tomar decisiones de este tipo, de especial interés para aquellos proyectos que tienen un alto valor de inversión inicial, remodelaciones y de mejoramiento de la eficiencia energética, particularmente en los que se quieren reducir los costos futuros de operación, es el denominado LIFE CYCLE COSTING (LCC) o Análisis Económico del Ciclo de Vida, que nos permite valorar y relacionar de una forma bastante aproximada el gasto o inversión inicial de un sistema y los gastos futuros que generará una vez instalado.

Esto lo debemos realizar analizando el denominado valor actual o present value (PV), concepto importante porque el valor de las cosas cambia con el tiempo, por lo que si queremos comparar una inversión que hacemos hoy con un ahorro en el futuro tendremos que aplicar algún factor para actualizar este PV. Es un método que puede resultar muy complejo, pero que en determinados casos (proyectos industriales, hospitalarios…) es necesario realizar.

Un ejemplo: Vamos a realizar reformas en un edificio, y nos encontramos con la duda de sustituir o no un sistema de generación energética. Podemos analizar el ahorro que nos supondrá el nuevo sistema a lo largo del tiempo:

Si realizar la sustitución supone una inversión inicial de 100.000 €, pero nos genera un ahorro de 10.000 € cada año en consumo energético en comparación al actual, lograríamos recuperar la inversión inicial en 10 años. Dicho de otra manera, el retorno sobre la inversión (IRR) sería del 10% por año. 

Esto no sería del todo correcto, ya que tendremos que aplicar una tasa de depreciación: el valor del dinero varía con el tiempo. Si, por ejemplo, esta tasa es del 3% al año, el valor actual (valor actualizado en un determinado futuro) a 10 años sería 85.301 €, por lo que el retorno sobre la inversión sería entonces de un 8,53% por año, es decir necesitaremos 11,72 años para recuperar la inversión realizada.

calcPero puede no ser correcto tampoco, porque en este caso el coste de la energía sube con el tiempo, por lo tanto tendremos también una tasa de subida que debemos aplicar en nuestro cálculo. Si suponemos que la energía sube un 8% de promedio cada año, el valor actual neto del ahorro sería 130.992 €, es decir un retorno de la inversión de un 13% por año, es decir, en 7,69 años habremos recuperado la inversión inicial.

Podemos comparar entonces estos resultados con los obtenidos de la misma forma para el sistema actual, y así justificar la mejor decisión. Es posible que conservando el actual sistema, aunque no tengamos que realizar ninguna inversión inicial, a corto-medio plazo no sea la mejor solución a causa de su baja rentabilidad.

Por tanto, cuando hacemos estos cálculos, ¿cuáles son los elementos a tener en cuenta?:

  • Inversión inicial.
  • Periodo de estudio (study period), el número de años que vamos a contabilizar en el cálculo, que puede representar el horizonte del inversor, o bien la vida útil del edificio o sistema.
  • Tasa de depreciación (discount rate), que sería el coste del dinero, o bien el retorno sobre la inversión mínimo requerido por la propiedad. En general, existen unas tasas de depreciación ya establecidas, recogidas según su vida legal normal y de un uso apropiado.
  • Tasa de subida (escalation rate), es decir, el incremento en el precio de un servicio específico. No se trata de la inflación, ya que ésta es un incremento en el precio general.
  • Valor actual (present value), el valor presente de una cantidad pagada o recibida en el futuro (lo que un coste en el futuro vale hoy).

Claro está que en cada caso las variables van a ser específicas, ya que pueden entrar aspectos tales como mano de obra, posibles revisiones de mantenimiento, sustitución regular de piezas, etc.

Existen unas TABLAS con las que pueden calcularse de manera más o menos sencilla estos valores actuales de los ahorros futuros, que serán la base de este Análisis Económico del Ciclo de Vida (Life Cycle Costing) en un proyecto o inversión. Básicamente puede calcularse cuatro factores según otras tantas condiciones:

1. SPV (single present value) – En el caso de que exista un gasto que solo va a ocurrir una vez en la vida del edificio o de la instalación, y en un año específico.

2. UPV (uniform present value) – En caso de tener un mismo gasto cada año, teniendo en cuenta la tasa de depreciación, obtendremos el valor actual a que equivale ese gasto a lo largo del tiempo.

3. SPV* (modified single present value) – Incorporando el incremento del precio a lo largo del tiempo, con la tasa de subida. En el caso de que exista un gasto que solo va a ocurrir una vez en la vida del edificio o de la instalación, y en un año específico. Encontraremos este otro factor SPV* que multiplicaremos por dicho gasto para actualizar el valor.

4. UPV* (modified uniform present value) – Incorporando el incremento del precio a lo largo del tiempo, con la tasa de subida. Con un gasto cada año, que va aumentando, obtenemos el factor SPV* que multiplicado por ese gasto, obtendremos el valor actual de ese gasto total a lo largo de un tiempo determinado.

En los siguientes documentos (en inglés) se desarrollan más detalladamente estos conceptos y el proceso de cálculo:

LIFE-CYCLE COSTING
Life Cycle Costing (LCC): a common methodology
Life Cycle Costing Manual

LCCA_EBS

Life Cycle Costing (Análisis Económico del Ciclo de Vida)

Este análisis económico del ciclo de vida de los productos se ha convertido en una herramienta usual de evaluación de la rentabilidad de los mismos, bastante extendida en productos industriales estándar, pero no tanto, en productos del sector de la construcción.

La industria de la construcción reconoce que el LCC es necesario e importante. No obstante, existe confusión sobre el mejor método para obtener los beneficios económicos y ambientales de tales costos. Y, aunque no existe mucha documentación en español, la entrada de Sistemas de Certificación Sostenible para los edificios está obligando a tener en cuenta la rentabilidad y la reducción del gasto (tanto económico como material y energético) como un factor importante en la toma de decisiones.

La norma ISO 15686-5:2008 (Buildings and constructed assets – Service life planning: Part 5, Life-cycle costing) proporciona directrices para la realización de costo del ciclo de vida (LCC), análisis de los edificios y activos construidos y sus partes.

De igual manera la norma UNE-EN 15643-4 – Sostenibilidad en la construcción. Evaluación de la sostenibilidad de los edificios. Parte 4: Marco para la evaluación del comportamiento económico (índice) introduce dos aproximaciones genéricas para realizar la evaluación ambiental. Es la versión oficial en español de la norma europea



«
»

Deja un comentario